A dónde va toda la comida sobrante cuando una tienda de comestibles se cierra al final del día?

En España por desgracia mucha de ella acaba en los vertederos, una mezcla de todos los residuos de los supermercados a caba en contenedores y por desgracia se recicla un bajo porcentaje, ya que al ir en origen mezclados su separación y valorización se encarece y se complica.

Un país que creo que es un ejemplo a seguir es Iglaterra. Allí las grandes superficies son responsables directas del reciclado DEL 100 % de sus residuos ya que la directiva Europea impide por ejemplo que la materia orgánica acabe en los vertederos.

Por ejemplo la cadena de supermercados Sainsbury en el Reino Unido transforma en una planta de digestión anaeribia sus desechos orgánicos en biogás y energía, el producto resultante es un fertilizante que servirá de abono para los campos de cultivo que la nutren con sus alimentos, cerrando así el ciclo perfecto de la sostenibilidad y economía circular.

“Sainsbury envía absolutamente ningún residuos a los vertederos y siempre está buscando nuevas formas de reutilizar y reciclar”, dijo ‘la cabeza de la sostenibilidad Paul Crewe de Sainsbury en un comunicado de prensa.

No todos los ‘alimentos de Sainsbury se convierte en biogás. Para garantizar que no se va a los vertederos de residuos, Sainsbury también dona comida que es seguro comer a sus socios de caridad para alimentar a los menos privilegiados, o al parque de safari Knowley para alimentar a los animales.

La compañía dice que generan “energía suficiente para alimentar 2.500 hogares cada año.”

Una adecuada legislación en España haría esto posible, ¿ Os imagináis a Carrefour, Mercadona, LIDL, Eroski, etc.., invirtiendo en sus propias plantas de biogás y generando energía y fertilizante en vez del residuo que ahora generan? Ellos son los responsables de los residuos que generan y ellos deben ser quienes aporten las soluciones.

Esto siempre acompañado de una legislación adecuada, que en España por desgracia no se da. Y que la mayoría de los países Europeos ya tienen.

A photo taken on October 23, 2012 in Morsbach, western France, shows waste food products stocked at the Methavalor factory to produce methane before conversion into a biogas fuel for the GNVert company, a subsidiary of French energy GDF Suez group. AFP PHOTO / JEAN-CHRISTOPHE VERHAEGEN (Photo credit should read JEAN-CHRISTOPHE VERHAEGEN/AFP/Getty Images)