Inglaterra se toma en serio la gestión de residuos orgánicos.

Inglaterra se toma en serio la gestión de residuos orgánicos.

El Reino Unido ha reducido la cantidad de desperdicios de alimentos que llegan a los vertederos en casi dos millones de toneladas desde 2013, según un informe de la compañía de reciclaje de desperdicios de alimentos ReFood

El informe itulado ‘New Food Waste Horizons’, se expuso en el World Biogas Expo en Birmingham que se ha celebrado el 3-4 de julio.

En este se expone el progreso realizado por las partes interesadas en la cadena de suministro de alimentos desde la publicación del informe de 2013 de ReFood. ‘Visión 2020: hoja de ruta del Reino Unido para cero desperdicio de alimentos en vertederos’.

Visión 2020 destacó el valor del desperdicio de alimentos y estableció una variedad de soluciones para hogares y empresas para mantener los alimentos fuera de los vertederos, donde produce el gas de efecto invernadero metano.

Se estima que el Inglaterra podría ahorrar más de 17 mil millones de libras al año si logra cero desperdicios de alimentos en vertederos para 2020, a través de una combinación de soluciones.

Recomendó enfocarse en asegurar que el excedente de alimentos comestibles se redistribuya entre los necesitados o se envíe para su uso como alimento para animales y mascotas, mientras que los residuos no comestibles, inevitables, deben usarse para generar energía y fertilizantes orgánicos a través de la digestión anaeróbica (AD) y Procesos de compostaje confinados.

 

En el momento de la publicación de Vision 2020, se desperdiciaban 14,8 millones de toneladas de alimentos, el 40% de los cuales (5,92 millones de toneladas) se enviaban a vertederos.

Las cifras más recientes (a partir de 2015) muestran algunos desarrollos positivos: el Programa de Acción de Residuos y Recursos (WRAP, por sus siglas en inglés) establece que se desperdician 10 millones de toneladas de alimentos y bebidas por año, de los cuales 4,1 millones de toneladas se enviaron a vertederos.

Sin embargo, esta cifra sigue siendo claramente mucho más alta de lo que debe ser, con alrededor de siete millones de toneladas de residuos de alimentos clasificados como “comestibles”. “En todos los ámbitos, ha habido desafíos y éxitos”, comentó el director comercial de ReFood, Philip Simpson. “El panorama general es extremadamente positivo.

Acciones de los grandes centros comerciales.

A diferencia de España, donde parece que el responsable de estos residuos muchas veces es la administración, en UK el responsable de los residuos y su reciclaje es el que lo genera. Esto quiere decir, que un centro comercial es el responsable que para el 2020 no haya residuos orgánicos que vayan a vertedero.

 

Esto obliga a toda la cadena a mejorar sus procesos para reducir los residuos orgánicos, y en cualquier caso facilitar su posterior tratamiento y valorización.

El informe señala que los interesados ​​en toda la cadena de suministro han logrado una serie de éxitos en la búsqueda de la reducción del desperdicio de alimentos, desde la etapa de producción de alimentos hasta los minoristas y hasta nuestros platos en casa.

Las principales cadenas de supermercados están comenzando a aceptar más vegetales que no cumplen con los estrictos estándares de apariencia, conocidos como “vegetales extraños”, y los venden a los consumidores a precios de descuento.

Esto ha ayudado a disminuir la presión sobre los agricultores para que produzcan un exceso de producción con el fin de compensar la pérdida de ingresos de los productos que no cumplieron con los estándares de apariencia, y hasta el 25 por ciento de los productos se desperdician de esta manera.

Los cambios en la logística y los métodos de distribución de alimentos también han contribuido a disminuir el desperdicio de alimentos en tránsito.

Tesco ya no usa empacadoras intermediarias para llevar sus productos a sus supermercados, y el número total de casos en todos los supermercados que los envasan de bypass ha aumentado de dos a 14 millones, y los productos van directamente de la granja o la fábrica a los estantes de los supermercados.

Otras acciones de los minoristas incluyen la asociación de Sainsbury con ReFood en 2016 para alimentar a sus supermercados con biogás producido a partir de sus propios residuos, mientras que más minoristas se están asociando con organizaciones benéficas de redistribución.

En lo que respecta a Inglaterra, la Estrategia de recursos y residuos del gobierno, publicada en diciembre de 2018, no contiene ningún compromiso con una prohibición total de los residuos de alimentos en los vertederos, sino una promesa de “trabajar para eliminar los residuos de alimentos en los vertederos para 2030”. El nuevo informe de ReFood le da la bienvenida a este como un “paso fuerte” que “ofrece la oportunidad de aumentar la conciencia sobre los beneficios comerciales y ambientales de la corriente de desechos [de alimentos] en su valor energético, nutrientes para la agricultura y, preferiblemente, biogás valorizado por calor“.

Un comentario

  1. pedro cotera julio 5, 2019 en 3:22 pm - Responder

    Interesante por eso en varias ciudades tienen una interesante flota de buses de doble piso, movidos por biogas. Por menos de la mitad de precio de un electrico evitan muchas mas emisiones de CO2 al usar combustible renovable.

Deje su comentario